La verdad es que hablar de la experiencia de buscar empleo, en cada caso puede ser diferente. Incluso dar pautas para hacer una búsqueda exitosa, suponiendo que tod@s nos comportamos en estas situaciones de igual forma, es muy arriesgado. Pero veamos un ejemplo.
Siendo durante muchos años Directivo de una importante empresa, Antonio, como muchos otros buenos profesionales, se quedo en la calle y con la soledad de no saber qué hacer. Lógicamente su primer impulso fue lanzarse de nuevo a la búsqueda de algo “similar”, lo que le llevo a tener resultados, pero no con la satisfacción profesional que buscaba.
Así que decidió cambiar la orientación, pensó que después de muchos años de una excelente labor como profesional en unas maravillosas empresas, debía dar el paso para ser “el mismo” y ofrecer sus conocimientos y experiencia en el mundo de la gestión de las organizaciones.
Creo su marca personal, su blog, su cuenta de LinkedIn, de Xing, de Twitter, de Facebook, ¡¡Bueno ya vale!! Y se dedico a “formarse e informar” a todo el mundo de lo que sabía hacer y lo que quería hacer, sobre todo para sentirse feliz en su vida profesional.
Con esta experiencia personal, que incluye un periodo de maduración y formación de más de un año, tomó contacto con el maravilloso mundo de los Emprendedores, de las personas que transforman su experiencia en fuerza para aportar a los demás lo que saben.
Hace unos años esta experiencia tal vez hubiese sido más complicada, hoy tenemos una opción para mejorar profesionalmente y diferenciarse del resto de candidatos, utilizando los medios de la Web 2.0
Transforma la situación de búsqueda de empleo en una posibilidad de aprender y mejorar, afróntalo como una nueva oportunidad. ¿No?