Son tiempos en los que muchos claman por tener líderes que tomen las riendas de las decisiones y otros apostatan de sus creencias y recelan de cualquiera que pretenda ser líder. Podemos estar hablando de política y crisis económica, pero también de empresa y gestión empresarial. En realidad ¿Cual es el mejor líder en tiempos de crisis?
La mejor forma de liderazgo puede ser una mezcla de liderazgo ganado, implicado y compartido, nunca será bueno un liderazgo impuesto. Nunca será licito el liderazgo que busca alimentar su ego, por encima de los intereses de la mayoría o incluso de las minorías, porque no.
La explicación de esto es muy sencilla, el autentico liderazgo se gana internamente en la organización, se desarrolla implicándose e implicando a los demás y se asienta de forma definitiva cuando se es capaz de compartirlo con la organización, dejando que todos formen parte de la solución.
Este tipo de líderes se preocupan más por prevenir que por poner remedios, están cerca para experimentar las cosas, conectan mucho más que controlan, manifiestan mucho con el ejemplo y no están en lo más alto de la organización ¿Conoces algún caso que se explique así?