Está cambiando el mercado laboral, las empresas, su cultura, su forma de compartir, contratar y desarrollarse ¿Deben cambiar también los empleados? ¿Cuál debe ser la relación de los empleados con su empresa?
Es peligroso, pero la situación que vivimos nos está inmunizando de algunas prácticas y declaraciones. Veamos, el 2 de febrero el presidente del gobierno italiano, el tecnócrata Mario Monti declaro con respecto al trabajo y los jóvenes: “trabajar siempre en el mismo sitio es monótono… los jóvenes se tienen que acostumbrar a la idea de no tener un puesto de trabajo fijo para toda la vida”. Nada que comentar, cada cual que saque las conclusiones que desee.
Hace años, tal vez en el siglo pasado, cuando alguien encontraba un trabajo se daba por supuesto que sería para toda su vida. Ya no importaba su carrera profesional, solo importaba la estabilidad, bueno algunos tenían suerte y podían crecer dentro de “su empresa”. Hablamos de fidelidad, de lealtad.
Aldea Ecorural Los Corrales
Pero después de oír al Sr. Monti, parece que este concepto esta pasado de moda. Si fuese así, si la nueva relación laboral empleado vs empleador debe fundamentarse en la brevedad ¿Qué sentido tienen las políticas de retención del talento? En los departamentos de RRHH deberemos pensar en reclutar más que en retener ¿No?
La brevedad de la relación laboral se puede fundamentar en que las empresas estén ofreciendo empleo precario, que obviamente se cubrirá con mucha rotación. Pero pensemos que no, que las empresas ofrecen trabajo de “calidad”, entonces qué sentido tiene “formar” para “largar”. En este caso  ¿Serán los empleados los que elijan? El Sr. Monti se refiere a que los jóvenes decidirán con quien trabajan y por cuanto tiempo.
Digan lo que digan los tecnócratas o políticos de turno, las empresas deberán ser capaces de retener su talento, porque de lo contrario no serán competitivas. Ahora sí, las reglas han cambiado.
  • El empleado esta cada vez más cualificado.
  • El empleado preparado y competente decide donde y con quien quiere trabajar.
  • El talento se retiene de forma personal, atendiendo las necesidades particulares de cada empleado, no vale café para tod@s.
  • La relación entre empleado y empleador se basa en la regla Win To Win (Ganar-Ganar).
Estimado Sr. Monti: La relación entre empleado y empleador durará el tiempo necesario para que ambos obtengan su ganancia, experiencia y conocimientos frente a rendimiento.
Y no olvide algo… Ahora el importante es el empleado y no el empleador ¿Tal vez se refería usted a esto?
¿Qué opinas? ¡Participa en los comentarios!