Mientras un batallón de eruditos del empleo trata de vender las bondades de Internet en la búsqueda de trabajo, un ejército de parias hacen lo imposible por entender ese nuevo mundo, entretanto su intuición les dice que son muchos los peligros que deben esquivar, con el añadido de no saber quien espiará sus intimidades o usará sus datos. Para algunos es como desnudarse en público, como tender la ropa en un balcón de la calle principal del pueblo. No es su cultura, ellos se educaron jugando en las calles con sus amigos.

Los primeros responsables de un posible “espejismo 2.0 en la búsqueda de empleo” somos aquellos que difundimos sus bondades y en algunos casos hasta el extremo de definirlo como la “única vía”. Todo tiene su explicación, hemos alcanzado el estado de gracia para hablar sobre empleo e Internet a las masas por el camino de la Web 2.0, desde el tortuoso recorrido de las redes sociales, haciendo un uso personal de ellas para la propia promoción, aprendiendo a usar sus bondades, acumulando miles de seguidores que aplauden las frases copiadas de auto ayuda. Pero cuidado, cada uno tiene “Su camino”, el de su experiencia, incluso tal vez el de su éxito. Desde este punto de vista, lo que estamos haciendo es confundir a los que para empezar no saben ni siquiera que pueden hacer profesionalmente ahora, como pueden volver a ganarse la vida, ya que su oficio no existe. Zapatero a tus zapatos.
Foto de @xsalas
Lo dicho, no serás profeta en tu tierra, pero si puedes ser un impostor en el mundo de los desesperados, el tuerto es el rey en el país de los ciegos 😉 Contarle a la gente lo magnifico que puede ser tener su perfil en LinkedIn o lo maravilloso que es poner su nombre en Google y obtener un resultado “niquelado”, para asombro del “incauto reclutador” que ose espiarle, o lo más de lo más, que construyan su “marca personal”. ¡¡Viva el vino!!
No seré yo quien diga que Internet no proporciona herramientas muy válidas para estar presente en el mercado laboral de una forma más pro-activa, positiva y como ese gran escaparate que es, poder mostrarte con todo tu potencial. Todo lo contrario. Sobre todo porque soy uno de esos que se gana la vida hablando de esto (Sarcasmo).
Así pues… ¿Sirve Internet para buscar trabajo?
Pues sí, pero no para tod@s, ni de la misma forma. Así de fácil. En primer lugar hay un gran número de personas que se están quedando fuera del uso de esa tecnología, más bien debería decir que nunca han estado (Como ejemplo y no comparación, ver lo ocurrido con la presentación de los resúmenes anuales de I.V.A. modelo 330 por Internet, un caos). Estas personas necesitan FORMACIÓN BÁSICA, si no queremos generar un grupo de humanos excluidos de ciertas áreas profesionales para toda su vida.
Y esta parte también contiene un mensaje para las administraciones públicas locales, autonómicas y nacionales, si quieren meterse en el mercado laboral y ayudar como agentes generadores de oportunidades, no olviden que parte de su función puede y debe ser la formación. No pueden mirar hacia otro lado, como están haciendo ahora, o tal vez están ignorando que dentro de unos años, por más empleo que se genere, existirá un grupo (esperemos que no muy numeroso) de personas que jamás volverá a trabajar.
Para el resto, que espero sean muchos, no vale el lema: “Todo es bueno y maravilloso en Internet”, lo primero que debe hacer una persona que busca empleo antes de acercarse al mundo 2.0, al uso de Internet y las Redes Sociales es preguntarse: 

¿Qué ofrezco? ¿Cuál es mi objetivo?
Algo he aprendido en estos años de constante “navegación”, estar en las redes sociales no es para pedir, para eso mejor la puerta de un supermercado o el metro. Una vez tengas claro que puedes y quieres hacer, sabiendo que con ello te ganaras la vida y podrás volver al mercado laboral, entonces y solo entonces: “Usa las Redes para mostrarte” #NoSeasInvisible
La estrategia en la búsqueda de empleo usando las herramientas que proporciona el mundo de Internet no pasa por PEDIR, sino más bien por ofrecer, por sugerir y sobre todo por demostrar que eres bueno en tu terreno, el que sea. Eso te llevará a explotar lo que de verdad es útil en este mundo: Que te encuentren y sobre todo que te llamen.
En fin, como en la vida real, como en el mundo offline, si no eres un impostor y destacas (por el motivo que sea) tendrás más opciones. Y eso se llama trabajo, trabajo y trabajo. Aquí y en Tombuctú.