En los últimos años se ha demostrado y de forma contundente, que en la mayoría de las empresas habíamos convertido a los empleados en “recursos sustituibles”, derivando después a la consideración de “low cost”, con las sucesivas modificaciones de las condiciones laborales, el aumento de la precariedad y la bajada de salarios. Y esto se fue construyendo cuando gran parte del discurso de los directivos de esas empresas incluía la frase: “Los empleados son fundamentales en el desarrollo del negocio”.

¿Te imaginas que hubiese pasado si no hubiesen pensado así? (Sr. Sarcasmo)

Y como conclusión, la evolución del mercado laboral en los últimos 6 años nos ha dejado un escenario donde miles de personas compiten por un puesto de trabajo de la misma forma que los espermatozoides se comportan para fecundar un óvulo, con una diferencia.. en el mercado laboral solo uno lo consigue.
Estaba tranquilamente leyendo unas interesantes aportaciones en un grupo de LinkedIn (Que bien queda decirlo… que pocos lo hacemos:) y paso ante mis ojos un post donde alguien afirmaba tener la solución de porque el 99% de las personas fracasamos en la búsqueda de empleo. Debido a la rotundidad del autor con el porcentaje decidí visitar el blog y leer a fondo, me interesa mucho sobre todo si alguien aporta valor en este mundo del empleo y los recursos humanos. Cuál fue mi decepción cuando después de llevar unos dos minutos leyendo y ya cansado de las mismas recetas repetidas una y otra vez…

  • Que si el perfil de LInkedIn inmaculado,
  •  Que si el curriculum niquelado,
  • Que si preparar las entrevistas a fondo,
  • Que si casos de esfuerzo personal y de éxito…

Me encuentro al final del post que el autor me recomienda hacer un curso super-maravilloso para ser el 1% de los que tienen éxito, levanto levemente la vista y mirando la barra de menú del blog observo atónito que el blog se llama como el curso y que el autor es formador y vendedor. De nuevo he caído como un tonto bajo el atractivo de un titulo, pero no de una solución, ni siquiera de unas míseras pistas donde me descubran una ligera brisa que me pueda ayudar a navegar hacía mi nuevo empleo.
No será el autor de este blog quien tenga la osadía de proponerse como albacea de la última voluntad de todos los pobres de espíritu que, según el autor del post, no encontraran trabajo si no hacen su curso. Que lo haga quien quiera y ojala encuentren trabajo nada más terminarlo.
Pero si unimos el principio del post y la mención a la perversión del mercado laboral, con las recetas milagrosas que algunos lanzan en este mundo virtual en el que todo parece que vale (y puede incluso que yo mismo haya caído en alguna ocasión en este juego, ese es mi trabajo ahora), nos encontramos con un coctel muy peligroso donde todos terminan cobrando la bebida al mismo. Todo el mundo pesca en un río revuelto donde muchos están desesperados porque se les termina el oxigeno, pero es que encima tienen que pagar la caña y el cebo.
Trabajo en el mundo de los recursos humanos y del empleo más de 15 años y no sería capaz de dar una receta que diese tan certeramente una probabilidad del 99% de acertar en el centro de la diana y conseguir un empleo. En este blog encontrareis 82 entradas relacionadas de una u otra forma con el empleo. Soy coautor del libro “Mejora y Gana” que habla del desarrollo de la merca personal para la búsqueda de empleo, además creo en su utilidad. He dado charlas y conferencias sobre empleo en diferentes foros y para diferentes públicos. Y muchas cosas más que no merece la pena detallar, pero no tengo una fórmula mágica para encontrar trabajo y os prometo que me gustaría tenerla.
¿Sabes lo único que me ha quedado claro en estos años sobre la búsqueda de empleo? 
Y no solo por repetirlo una y otra vez, sino también por puro convencimiento…

“Mueve el culo, porque nadie lo hará por ti”

PD.- El título no tiene nada que ver con el contenido. ¡Suerte! Tú no eres ese 1%