Las necesidades del mercado laboral están cambiando, muchos de los empleos generados ahora –y sobre todo en los próximos años-, incorporan una serie de habilidades que tal vez no tenían ninguna importancia hace poco tiempo.

Los nuevos profesionales –jóvenes que se incorporan al mercado laboral- y sobre todo los “mayores” -que luchan por incorporarse de nuevo-, necesitan avanzar en el dominio de estas habilidades y saber mostrarlas a los demás para alcanza el objetivo del empleo.

Desde este planteamiento no queda más esforzarse por conseguir avanzar en el desarrollo de estas habilidades, que al final le darán ventaja al candidato de un proceso de selección.

En muchos de los procesos de selección que se llevan a cabo ahora, las personas son escrutadas para conocer algo más de ellas que antes no requería la atención del reclutador. La búsqueda de talento está llevando a muchas empresas a considerar perfiles más visibles y con cierto valor añadido. Sin duda está influyendo el uso de los medios sociales –redes de todo tipo- para poder acceder a esta información.

Así que no queda más remedio que atender a las nuevas exigencias del mercado laboral si se desea tener un buen punto de partida. Con lo que llegamos a la conclusión de que casi todo el mundo requiere del desarrollo de un perfil social que muestra sus posibilidades más allá de un curriculum.

Para mi esto es el inicio de la construcción de una marca personal, que además dará a la persona que lo haga una proyección de futuro mucho más valiosa que la simple aplicación puntual a una oferta de trabajo.

 
Foto de @xsalas “Marca Personal”

 

 
Las habilidades demandadas son concretas y deben ser públicas, además están enlazadas unas con otras y se pueden desarrollar en “cascada”, ya que cada una de ellas te llevará a querer profundizar en la siguiente. Vemos el planteamiento.

 
  • Autoconfianza y Autoconocimiento. Muy manidos ambos conceptos en estos tiempos, pero fundamentales. No hay mucho que decir de ellos, solo una reflexión: ¿Qué sentido tiene buscar trabajo “de lo que sea”? Dile a los demás que puedes hacer por ellos, de lo contrario no significas nada para una empresa.

 

Si sabes que puedes ofrecer con seguridad y certeza, llegará la necesidad de…
 
  • Comunicación. Habilidad fundamental para llegar a los demás, para que conozcan tu valor y sobre todo para desenvolverte en un mundo conectado. Pero cuidado, la comunicación depende de ti –no de los demás. Así que necesitas un mensaje ¿Lo tienes?

 

Si eres capaz de comunicar de forma efectiva entrarás en contacto con otras personas y esto te creará la necesidad de…
 
  • Aprendizaje. Cada nueva información que recibas, cada paso que des te descubrirá campos nuevos que querrás conocer. Tu habilidad por aprender se desarrollará por curiosidad –aprendizaje invisible- y dará al mercado un candidato capaz de mejorar día a día.

 

Si aprendes a aprender, si avanzas en tu conocimiento serás más…
 
  • Flexibilidad. Algo que se pide mucho ahora, si flexible, ser flexible no es malo. Adaptarse al mercado, a las nuevas tecnologías, a las nuevas relaciones humanas, a un sin fin de retos. Interesante no.

 

Si aprendes a ser flexible necesitarás participar y por tanto…
 
  • Toma de decisiones. No ser un mero espectador de lo que ocurre a tu alrededor, valorar tu propia opinión y ofrecerla. No se necesitan personas que cumplan ordenes sin más, es necesario crear y sentirte útil.

 

Si tomas decisiones estarás muy cerca de tener…
 
  • Carácter Emprendedor. Esto no es ser autónomo, ni mucho menos. Ahora se habla –y mucho- del “intraemprendedor”, ese profesional que trabaja en una estructura formal pero que es capaz de ver su trabajo como un reto personal. Pierde el miedo a equivocarte por favor.

 

Con seguridad tu carácter emprendedor te hará más…
 
  • Colaborativo. Habilidad desarrollada por –casi- todas las personas que usan los nuevos medios de comunicación. No te importará mostrar lo que sabes, no vives de lo que ya sabes, sino de lo que serás capaz de aprender mañana. Pero sobre todo serás apreciado y seguido por favorecer el conocimiento en tu entorno de trabajo.

 

Y llegados a este punto, desarrollarás la habilidad más complicada sobre todo para los “adoptados digitales”…
 
  • Competente digitalmente. Sin duda, de esta ya no nos libramos, nadie se podrá desenvolverse profesionalmente en un futuro sin esta habilidad. Piensa y reflexiona, no es necesario que seas un experto en este campo, para ello ya están los profesionales que viven de ello. Solo déjate llevar y trastea, no pienses que esto es solo para unos pocos.

Si inicias tu camino conjugando estas 8 habilidades, es seguro que sin querer estarás poniendo los cimientos de tu propia marca personal como candidato. No olvides una cosa, todo esto depende solo de ti, puedes buscar ayuda –es bueno- pero al final el protagonista eres tu… por eso se llama “personal”.

¿Te atreves a empezar?