El liderazgo es tema de debate en muchos foros, blogs, jornadas y demás acontecimientos relacionados o no con la gestión de personas, porque son tiempos en los que muchos claman por tener líderes que tomen las riendas de las decisiones y otros apostatan de sus creencias y recelan de cualquiera que pretenda ser líder. ¿Ya no son necesarios? ¿Deben ser de otra forma?
.
El liderazgo individual, marcado por el grado de poder que se tiene esta fuera de lugar en estos momentos, aunque algunos continúan con su práctica, incluso la promocionan, como única salida a la situación actual de la sociedad. No nos equivoquemos, nunca será licito el liderazgo que busca alimentar su ego, por encima de los intereses de la mayoría o incluso de las minorías, porque no. Nunca será bueno un liderazgo impuesto.
.
Algunos definen el nuevo estilo de liderazgo como una mezcla de liderazgo ganado, implicado y compartido. ¿Puede ser esto el liderazgo 2.0?
.
Analicemos los tres verbos usados: Ganar, implicar y compartir.
.

De forma muy sencilla, el autentico liderazgo se gana internamente en la organización, se desarrolla implicándose e implicando a los demás y se asienta de forma definitiva cuando se es capaz de compartirlo con la organización, dejando que todos formen parte de la solución.

Este tipo de líderes se preocupan más por prevenir que por poner remedios, están cerca para experimentar las cosas, conectan mucho más que controlan, manifiestan mucho con el ejemplo y no están en lo más alto de la organización.

Suma a todo esto el uso de las redes sociales, sería la… ¿Conoces algún caso que se explique así?