Hace ahora aproximadamente un año, estaba en plena presentación de la novela “Dulce Crisis”, un objetivo hecho realidad, una meta alcanzada después de unas cuantas vueltas que en ocasiones no llegas a controlar. Muchas veces no hay estrategia, hay trabajo constante, aunque algunos intenten “vender” una planificación realizada al detalle. No creo que exista.

No merece la pena hablar del autor, más bien debemos hablar de la protagonista, ese personaje escondido entre las líneas de la novela y que representa a tantas personas de este país que han vivido y están viviendo un tiempo extraño, de cambios, tiempo que se escapa entre los dedos y que no volverá nunca a ser como antes. Lo que no significa que sea peor, sino todo lo contrario.

Es absurdo empeñarse en reproducir de nuevo las condiciones de una situación anterior, pasada. Que nunca será igual a la vivida.

Iba de camino a su trabajo. Quería que fuese una mañana normal, no faltaba el sol, ni el fuerte calor de agosto, al llegar se fijo en que el jardín estaba un poco descuidado… “son los efectos de la crisis” pensó. Aparco el coche en el lugar de siempre, quería que fuese un día normal. Cuando llego a su despacho se dio cuenta de que faltaban muchas de sus cosas… en unos segundos reacciono… “ya me las lleve hace días”. Se cruzo de inmediato con los compañeros más próximos, las preguntas de rigor… ¿Cómo estás? ¿Cómo va? ¿Qué tal el verano?… las miradas si eran diferentes…

Recogió sus últimos recuerdos, no era necesaria una caja, solo una pequeña bolsa. Tomo aire, había decidido que sería un día normal. Se paseo por todas las dependencias de la empresa y saludo a los compañeros que pudo ver, se paró a charlar con aquellos que tenía más confianza… las miradas eran diferentes…

Volvió a su despacho y escribió un escueto mensaje que envió a todas las personas que no pudo encontrar en persona, no quería olvidarse de nadie. Sabía que ella sería olvidada en unos meses… “la vida continua” decían algunos. Cierto que continua, pero de otra forma.

Al salir miró a su alrededor, el jardín estaba descuidado, era un día normal, los que no serían normales serían los siguientes… al menos hasta olvidar este último.

“Hasta pronto” se dijo a sí misma.

(Texto de la novela “Dulce Crisis”)

Dulce, la protagonista de la novela, necesita una explicación de lo que le ocurre y recuperar el control de la nueva situación que está viviendo. Para eso sabe que debe cambiar. Al principio no sabe muy bien como, ni hacia donde, ni siquiera porque debe cambiar. Hay una resistencia evidente a perder la situación conquistada durante años.

portada-dulce-crisis-2a-edicion-1

Con el tiempo y conforme van pasando los acontecimientos paralelos en su vida personal, se da cuenta de que ambas están totalmente enlazadas. No puede separar la estabilidad personal y profesional. Así que lo primero que debe hacer es retomar el control de su vida y empezar a construir desde la confianza en sus fuerzas, en lo que es ella y que a pesar de todo lo ocurrido, sigue ahí.

La base de la transformación de Dulce es la misma que podemos tener cada uno de nosotr@s, nada nos impide avanzar, nuestros propios límites serán el obstáculo más grande que encontremos en el camino. Como le ocurre a ella.

Siempre puedes pensar que…

  • Los límites son tuyos, solo tu conoces hasta donde puedes llegar. No permitas que sean otros los que te digan que no lo puedes hacer.
  • Confía en lo que eres, eso no se pierde aunque cambies de lugar.
  • Rodéate de personas que te impulsen hacia delante, los que frenan estarán siempre atentos para intentarlo.
  • Cambiar en lo profesional implica cambiar en lo personal. Pero no tengas miedo.
  • Desafía lo que sabes, cuestiona cada ápice de conocimiento adquirido. Debes estar atento/a para aprender de forma continua.
  • Aprende a decir que no, es una herramienta muy útil.

No olvides que en estos momentos, iniciar este camino significa aceptar también que siempre estarás en marcha, que podrás parar a disfrutar de lo recorrido; pero que no hay un punto final claro. Es una evolución continua que dibujará poco a poco lo que serás, aunque nunca llegues al final.

Como Dulce… “Disfrutar del camino es construirte como persona”.

Dulce Crisis llega a su 3ª Edición en estos momentos. Si quieres tener la novela puedes escribir a dulce_crisis@ximosalas.com o pedirla en tu librería habitual. También la puedes comprar en esta misma web en este enlace “Comprar Dulce Crisis“.