Parece ser que el mercado laboral actual está valorando más el talento y las habilidades frente a perfiles con titulación, pero la realidad es otra. Aunque si es cierto que ya hemos pasado los tiempos de la “titulitis”, no lo es tanto que las empresas ya no vean imprescindible tener un título universitario. Por ejemplo, la formación en recursos humanos nunca dejará de ser un pasaporte de entrada en el mundo profesional de la gestión de personas.

Hace unas semanas leí un articulo de Enrique Dans Reinterpretando los mercados de trabajo…”, que venía a confirmar algo que de alguna forma está encima de la mesa de cualquier reclutador: El hecho de que aunque se valore el talento y las habilidades profesionales y personales, la titulación, los doctorados y los masters o postgrados son importantes.

“El mercado laboral valora el talento y las habilidades personales, pero no olvida los estudios universitarios”

Nos dejamos llevar por tendencias que en ocasiones no son más que razonamientos superficiales que llegamos a convertir en verdades absolutas. Sin duda estas tendencias salen de vivencias reales, pero que no pasan de ser casos aislados que la difusión reiterada convierte en generales.

Un estudio reciente de la empresa Paysa, realizado en Estados Unidos analizando 8.200 ofertas de trabajo y más de 70.000 currículum muestra una realidad diferente. Y aunque son datos del mercado de trabajo estadounidense, no deja de tener su correlación en otros mercados como el europeo. Ver estudio completo en “The top talent of tech disruptors and titans”.

Los resultados muestran que empresas como Amazon o Facebook cuentan con más del 30% de sus empleados con titulación universitaria y master. Incluso Google, que anunció en 2013 que no veía una correlación clara entre los estudios y el desempeño profesional –tal como indica Enrique Dans en el artículo mencionado anteriormente-, tiene en su plantilla un 28% de titulados universitarios o con master, incluso cuenta con un 16% de PhD.

Infografia titulados en empresas

Infografia titulados en empresas by Paysa

¿Pero que ocurre en realidad? ¿Existe correlación entre estudios y mercado de trabajo? O por el contrario y como algunos afirman: No es necesario estudiar para obtener un trabajo cualificado.

Hay factores, en el mercado laboral actual y en la oferta de estudios existente que explican esta situación confusa.

  • Por un lado tenemos un mercado de trabajo diferente, donde las personas cambian con bastante facilidad de compañía, los conocidos como “job hoppers”, y los perfiles muestran el paso por muchas más empresas de lo que era habitual hasta hace unos años. Se trata de acumular experiencias en empresas de prestigio que luego cuentan en el curriculum a la hora de acceder a nuevos puestos de trabajo. El algunos casos el mercado premia el paso por diferentes experiencias, independientemente de los estudios que se tengan.
  • En segundo lugar nos encontramos en una época donde la transformación digital tiende a eliminar aquellos trabajos que pueden ser reproducidos por un algoritmo, es decir, realizados por una maquina, software o robot. Esto hace que se demanden candidatos que muestren una serie de habilidades profesionales y personales que hasta la fecha no eran tan importantes. Se requieren personas que muestran mayor flexibilidad, dispuestas a innovar en su puesto de trabajo y no limitadas a reproducir ordenes.
  • Por último, existe un desfase importante entre los estudios que se pueden desarrollar en la mayoría de las universidades o escuelas de negocio y lo que las empresas necesitan. Los recién licenciados lo son con un grado mínimo de aplicación de sus estudios a la realidad laboral. Como dijo Laszlo Bock -Vicepresidente Senior de Operaciones de Personas de Google- en una entrevista a New York Times en 2013: “Los entornos académicos son entornos artificiales. Las personas que triunfan allí están muy bien entrenadas, pero condicionados para tener éxito en ese ambiente”. Este desajuste justifica en parte que las empresas busquen otras habilidades en los candidatos, las cuales les lleven a desarrollar el talento que necesitan, más que un expediente académico impecable.

El mercado de trabajo está cambiando, la acumulación de títulos o tener notas altas en la universidad ya no es garantía de nada a la hora de conseguir un trabajo. Pero sin duda, la preparación de los candidatos es un factor clave a la hora de seleccionar a los nuevos empleados. Y esa preparación incluye los estudios universitarios.

¿Qué opinas?