“Deja que tus empleados digitalicen tu empresa”

Resulta difícil responder a la pregunta del título y más aún si lo que piensas es en tu propia empresa y en tu propio trabajo. No es nada fácil imaginar como serán las empresas que completen en gran parte su camino digital, no ya por lo que comercialicen o el canal de venta que usen; sino por su “aspecto”: Básicamente estructura y funcionamiento.

Empresas heredadas

Es evidente que las empresas actuales son “heredadas”, construidas sobre unos cimientos que no requerían ningún material de los que ahora podemos disponer. Fueron sólidas (y muchas aún lo son), pero a su alrededor se están levantado otras construidas con materiales más livianos, más flexibles y sobre todo más “conectadas” con todo su ecosistema social.

Estamos demasiado “contaminados” por los conceptos asentados en nuestro entorno de trabajo, nos es casi imposible prescindir de algunas cosas o sustituir procedimientos que sin ellos pensamos todo se pararía. Lo cierto es que no es así, aunque resulte difícil creerlo.

Empresas conectadas

Un factor determinante en la transformación de nuestras empresas está en la conexión inmediata con su entorno, sin condiciones. Conexión que engloba sin ninguna duda y en primer lugar a los integrantes de la misma, sus empleados. Este cambio lleva asociado un reajuste importante, algo muy sencillo pero a la vez demasiado exigente: Llevar al extremo la honestidad y la sinceridad.

 

“Ya lo dijo Elvis Presley: No podemos seguir juntos si sospechamos mutuamente.” Manifiesto Clue Train. Tesis 29.

 

Cambiar la cultura de la desconfianza mutua. El cambio requiere transparencia y honestidad absoluta, no hay otra opción. Lo siento: Debe empezar la Dirección. Por cierto si luego se desea o requiere de la tecnología para que la conexión sea eficiente, pues se compra.

El resto de actores que se relacionan a diario con la empresa serán el segundo factor a conectar, empezando por eliminar las barreras psicológicas de quien posee la información. Recuerda que ya no eres mejor por saber más, sino por enseñar más, por compartir, por hacer más fácil la vida de tus clientes, empleados y candidatos.

Empresas gaseosas

Las estructuras que disponemos en las empresas actuales chocan de frente con una sociedad conectada, ágil, sin barreras. Toda limitación que tenga una estructura organizativa “rígida” (Estado sólido) se trasladará de inmediato a los clientes, y ellos terminarán buscando alternativas más resolutivas y dinámicas.

“Las compañías necesitan bajar de su pedestal y hablarle a la gente con quien esperan establecer relaciones.” Manifiesto Clue Train. Tesis 25

Necesitamos evolucionar a estructuras moldeables, donde toda la energía se pueda canalizar de forma rápida dentro de la organización hacia los lugares que más lo requieran en cada momento. Hablamos de empresas flexibles, de estados “gaseosos”.

Dos claves para empezar

Romper con la herencia es clave, pero los tics que tenemos son “obsesivos”. Así que podemos naufragar en un mar de dudas, mientras algunos compañeros continúan poniendo en el copia de un correo electrónico a media empresa. Usar la energía que genera tu propia organización es la clave y canalizarla de forma correcta es el truco.

“Considera las relaciones humanas, sus conversaciones, como una fuente de Energía” #TransformaciónDigital @xsalas

Existen 2 claves para empezar a navegar, son sencillos y no requieren más que osadía para llevarlos adelante, un poco de viento a favor y una tripulación con ganas. Estos son:

  • Aprendizaje, que no formación.
  • Y los “pequeños empujoncitos”.

Para saber más de ellos comparto la conferencia impartida en Las Palmas de Gran Canaria sobre transformación digital y comunicación, organizada por Laycos. Espero que su escucha aclare los conceptos.

¡Feliz y productiva travesía!