La muerte se ha olvidado de nosotros, no le des más vueltas Juan, somos tan desgraciados que ni siquiera ella se permite atendernos. La gente como nosotros es invisible, es como vivir en un mundo paralelo, donde puedes ver a los demás, pero no puedes alcanzar nada de lo que ellos tienen. Sobrevives cada día esperando que suceda algo al siguiente, sin éxito alguno.

Vamos Juan ¡Levanta! Están abriendo las puestas y aquí no nos podemos quedar, molestamos a los clientes.

¡Joder! Todos los días igual ¡Quita es chucho de la puerta! Imbécil.