Estimado Empleo.

Sé que no andas muy bien de salud (Me lo comentó la EPA el otro día), pero no obstante me atrevo a escribirte esta carta por los muchos años de amistad que nos unen, y siendo consciente que nuestra relación no atraviesa los mejores momentos desde que nos conocemos. En los últimos años nos hemos distanciado, y en las pocas veces que hemos coincidido, más valdría no haberlo hecho.

No es esta una carta de reproches, ni un intento de justificar mi falta de contacto contigo, ni siquiera pretendo conseguir tus favores, solo quiero explicarte las interferencias de terceros en nuestra estrecha y antaño fructífera relación. Interferencias que no solo provocaron nuestro distanciamiento, sino también la dificultad que ahora tenemos de volver a retomarla.

Quiero decirte que aquellos que tenemos contacto con las personas que no tienen ningún tipo de relación contigo desde hace años (Para nombrarles usan el eufemismo: Parados de larga duración), estamos siendo testigos de un deterioro galopante de nuestra sociedad, cuyo futuro no se atisba muy halagüeño (Dulce Crisis).

Y ahora, con tu permiso me dirijo a las personas que están interfiriendo en esta relación.

Este grupo de personas, que no son pocas. Forman el grupo de los responsables de la gestión pública de este territorio desde hace muchos años. ¿Qué no se puede generalizar? Pues el que tenga argumentos para defenderse que los publique, a ser posible de forma individual, clara y con testigos.

Señores responsables de la gestión, ustedes nunca entendieron su función como algo colectivo, más bien han pasado por sus cargos con el ánimo de crecer personalmente, de alimentar su propio ego… uno tras otro. Nunca lucharon por el desarrollo de un modelo de negocio sostenible en el tiempo, que permitiera que nuestra relación con el empleo no terminase. Fue para todos ustedes más rentable (y para sus amigos) el crecimiento fácil, y por desgracia olvidaron que estaban sembrando para producir la ruptura de una relación muy rentable para todos.

Señores responsables de la gestión, ustedes (durante décadas) han degradado la formación académica, la profesional, la continua y todo aquello que significaba mejorar para unirnos más con nuestro amigo el empleo. Porque parece que desconocen que uno de los motivos por los que nunca se rompe esa amistad es el aprendizaje, la mejora continua y la superación personal.

Señores “i-responsables” de la gestión, ustedes no han sido ni son conscientes de la situación de las personas de su territorio. Ustedes se limitan a publicar los datos del paro una vez al mes, algo que no entiendo. Pues me pregunto ¿Por qué no tenemos el indicador del número de parados de forma continua? De la misma forma que la prima de riesgo o la bolsa. ¿Tiene problemas técnicos?

Ustedes, seres que ven brotes verdes en no sé dónde y luces al final de túneles por los que no nos invitaron a transitar, sepan que hay un gran número de personas que será muy, pero que muy difícil que puedan recuperar su amistad con el empleo. Personas que necesitan apoyo y sobre todo formación. Personas que no saben qué hacer, que ya están totalmente desmoralizadas, personas que no saben que es un correo electrónico, que ni siquiera saben tomar en su mano un dispositivo que la mayoría llamamos “ratón”.

Querido Empleo, no me extenderé más, en estos tiempos no se llevan las cartas muy largas y esta podría ser eterna. Solo un último detalle ¿Sabrán estos grandes estadistas que es la brecha digital? Tú y yo lo sabemos, ya hace tiempo que tienes nuevas relaciones que nacen desde Internet, sabes que muchas oportunidades de establecer amistad contigo pasan por este nuevo medio, no sé si será el futuro, pero sí forma parte del presente.

Espero que tengas un futuro prometedor, brillante, esperanzador. Tu futuro será el de muchas personas que ahora no saben cuál es el suyo.

Recibe un fuerte abrazo.

@xsalas

PD: Espero que la carta llegue a los nuevos gestores que estrenamos estos días y que puedan cambiar el rumbo. Hay signos de ciencia en las alturas.

BANNER DESCARGA EBOOKS EMPLOYER BRANDING