He visto este verano la serie norteamericana de televisiónBillions”, donde se recrea libremente la cruzada contra los delitos financieros emprendida por el fiscal federal del Distrito Sur de Nueva York, Charles Rhoades Jr. (Protagonizado por Paul Giamatti), y en particular contra Bobby Axelrod (Damian Lewis. Homoland). Un multimillonario y ambicioso gestor de fondos de alto riesgo, dueño de la compañía AXE Capital, que no duda en usar información privilegiada para mejorar su posición.

Los dos protagonistas muestran, desde perspectivas totalmente opuestas, un mismo tipo de liderazgo basado por una parte en el poder que tienen: El fiscal (Chuck) por su posición jerárquica indiscutible, el empresario (Bobby) por su poder económico. Por otro lado, su capacidad de trabajo y resolución de problemas, mostrando ambos ser grandes estrategas que siempre van por delante de sus equipos y sobre todo de sus enemigos.

Cómo líderes son respetados, como personas son cuestionados en diferentes momentos de la ficción, tanto por personas de sus equipos como por otras más cercanas personalmente. Sin duda, no representan lo que sería un liderazgo “ideal”, pero si que presentan las características de un liderazgo transformacional, además de excelentes resultados. Ambos:

  • Fomentan la participación creativa de los miembros de sus equipos, aunque realmente usan la amenaza en muchas ocasiones.
  • Creen en los miembros de sus equipos, encumbrando a quien les es de mayor utilidad en cada momento.
  • Se preocupan por los demás, AXE Capital paga las becas universitarias de los hijos de sus trabajadores, organiza fiestas y prima de forma excepcional a sus trabajadores. El fiscal “Chuck”, protege a sus subordinados de los ataques políticos de sus superiores.
  • Motivan a sus equipos. Reconocen y felicitan los éxitos en público, les transmiten sentido de pertenencia.
  • Por último, ambos afrontan riesgos de manera continua delante de sus equipos, aunque en ocasiones estén controlados. No temen enfrentarse a cualquier contratiempo y dan la cara.

El liderazgo es tema de debate continuo y va ligado de forma cíclica a los cambios que se producen en la sociedad en la que vivimos. Como en este momento, donde organizaciones y empresas se enfrentan a entornos que cambian de forma continua, con infinidad de factores externos que las condicionan (Entornos VUCA), requiriendo toma de decisiones rápidas y equipos altamente efectivos con liderazgos sólidos y flexibles. Como lo que se representa en la serie, pero más humano.

La “jefatura” individual, marcada por el grado de poder que se tiene, esta fuera de lugar en estos momentos, aunque algunos continúan con su práctica. Ya no es eficaz para la empresa el liderazgo que busca alimentar el ego del jefe (Como en Billions), por encima de los intereses de la mayoría o incluso de las minorías. A pesar de que en ocasiones generará excelentes resultados.

El autentico liderazgo se gana internamente en la organización, se desarrolla implicándose e implicando a los demás y se asienta de forma definitiva cuando se es capaz de compartirlo con la organización, dejando que todos formen parte de la solución.

Si se introduce el factor humano y la gestión de los sentimientos de las personas en el liderazgo descrito por los protagonistas de la serie, nos encontraremos con un liderazgo que producirá excelentes resultados, pero no el líder, sino todo el equipo. Un liderazgo que deberá ser inolvidable para todos los que participen en el proyecto.

¿Te gustaría ser un líder inolvidable? Pues esa persona…

  • Cree en algo y hace que los demás crean en ello. No se pone barreras, pero sin duda tampoco las pone.
  • Ve las oportunidades en los momentos difíciles, porque sabe que cuando las cosas van bien es complicado realizar cambios profundos en una organización. Así que impulsan las nuevas oportunidades, cuando las circunstancias son más adversas.
  • Es humano y lo muestra. Trabaja sus emociones, pero sabe trabajar con las emociones de su equipo, no las desprecia, sino que hace de ellas una ventaja para superarse o ayudar a superar una situación.
  • Acompaña y protege a los suyos. No se comporta como un padre/madre sin necesidad de hacerlo, pero es capaz de ponerse delante y parar el golpe si la situación lo requiere.
  • Continúa haciendo sus tareas como antes, sin que esto le dé derecho a nada. Es su trabajo y cumple como los demás. Su comportamiento es ejemplo sin privilegios innecesarios.
  • No crea falsas expectativas en su equipo, es sincero y honesto, aunque en ocasiones eso signifique ofrecer grandes dosis de realidad.
  • Lidera a su equipo porque es aceptado, no porque impone su autoridad.

Este tipo de líderes se preocupan más por prevenir que por poner remedios, están cerca para experimentar las cosas, conectan mucho más que controlan, manifiestan mucho con el ejemplo y no están en lo más alto de la organización.

¿Conoces algún personaje así? Aunque sea en una serie.

EBOOKS EMPLOYER BRANDING DE XIMO SALAS