Skip links

La Proximidad en la Gestión de los RRHH

Hace no mucho tiempo la sociedad en la que vivíamos se movía en torno a lo grande, lo ostentoso y lo caro. Las casas, las empresas, los coches, los centros comerciales… todo debía ser grande y en muchas ocasiones caro, porque esto denotaba a su vez calidad, duración, garantía, prestigio social. Hasta el embalaje de un teléfono móvil podía ser diez veces mayor que el propio teléfono, cuando buscábamos que los teléfonos fuesen cada vez más pequeños ¿¡Absurdo!? ¿Sostenible?
La economía de occidente basada en estos valores se ha tambaleado, bueno digamos que sigue moviéndose. Como consecuencia: ¿Pueden ahora cambiar estos valores? Algunos ya se están apuntando a esta teoría, los sociólogos interpretan que esta sociedad castigada por una crisis brutal, tenderá hacia las cosas sencillas, lo pequeño, lo accesible, lo próximo.
La falta de recursos (muchas personas en el paro) y las malas perspectivas de futuro pueden hacer que se tienda hacia ese cambio de valores, la necesidad fuerza la situación. ¿Ya no apreciaremos tanto lo grande, lo caro, lo prestigioso? ¿Volverán las tiendas de barrio, los supermercados más pequeños? ¿Podremos comprar en formatos y cantidades menores?
En el mundo de la gestión de personas en las empresas (los antiguos RRHH) ¿Podemos hacernos el mismo planteamiento? Si lo hacemos tendremos que hablar de sistemas más próximos, más cercanos, más participativos. Deberemos considerar que:
1. La única opción de futuro será que los antiguos departamentos de RRHH se diluyan en la línea de producción, dejando solo el apoyo de los especialistas que no tomaran decisiones.
2. Se primaran los valores de comunicación, transparencia y honestidad, sin perder de vista que los empleados quieran participar, aprender y compartir de forma abierta y libre.
3. Las organizaciones deberán achatarse, los niveles de supervisión o dirección deberán ceder su protagonismo, sin que ello signifique su desaparición, solo su transformación en liderazgos compartidos y facilitadores.
¿Alguien cree que estamos preparados? ¿Qué opinas?
  1. Hola Ximo,

    ¿Tu crees que las personas que actualmente están dirigiendo empresas, están dispuestas a ceder protagonismo? ¿Crees que ni siquiera se estén planteando las cuestiones que tu mencionas?…

    Hay muchas mentalidades que cambiar pero pienso que los que os dedicáis a la gestión de personas, si lo deseáis y estáis por la labor del cambio, podéis influir positivamente, tanto en empresarios como en empleados, para que el cambio se produzca; por ejemplo, cuando impartís algún seminario o cursillo de formación, añadir algo de esta filosofía.

    Un saludo.

  2. Hola Lluisa, gracias por el comentario. Evidentemente no creo que los actuales directivos, al menos la mayoría, estén dispuestos a ceder un ápice de su actual protagonismo y poder en las organizaciones y menos aún en nombre de unas ideas que piden la participación de todos los empleados. Que algunos podemos influir en el proceso de cambio, eso es más difícil, y te digo porque, muy sencillo, algunos escriben y hablan de esto, pero en la práctica no saben qué hacer, están presos de los mismos miedos que los directivos. Yo lo intentaré cada vez que tenga ocasión. Saludos.

  3. Ximo,

    Es un excelente artículo pero discrepo en un punto. Pocas compañías se han preocupado por la verdadera calidad, salvo en lo aparente.

    Yo entiendo por calidad darle al cliente lo que quiere y necesita con la máxima eficiencia.

    No tiene más calidad un coche caro que uno barato. Es la eficiencia y el cumplimiento del compromiso.

    La mayoría de los directivos actuales la calidad les ha preocupado poco o nada. Desconocen su significado.

    Saludos,
    Jordi
    http://wp.me/16VSv

  4. Hola Jordi, gracias por tu comentario. Es cierto lo que dices, y no lo considero como una discrepancia, ni mucho menos. La calidad de los productos o servicios que ofreces como organización es fundamental para que tengas futuro. Por supuesto también en el mundo de la gestión de las personas debes ofrecer servicios de calidad, incluso como proveedor interno.

    ¿Existen directivos, gerentes o directores generales no preocupados por la calidad? Evidente, yo he conocido algún que otro, creo que en muchos casos porque no sabían en realidad que significaba este concepto.

    Un saludo.

Comments are closed.