Skip links

¿Qué cambia en la gestión de las personas con la nueva ley de control de horas? Control o derecho #RRHH

El 14 de marzo de 2019 se publicó en el Boletín Oficial del estado (BOE) el Real Decreto-ley 8/2019 de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral. En este decreto, entre otras medidas, se incluyen aquellas encaminadas a la lucha contra la precariedad laboral. Y como disposición más controvertida se establece la obligación del registro diario de la jornada laboral de los empleados, una medida que como ha sido siempre, desata posiciones a favor y en contra de dicha regulación.

los 4 ejes de tu transformacion digital por ximo salas

Lo cierto es que es un tema recurrente entre los diferentes actores relacionados con la gestión de las personas en las empresas, no hay una posición común y menos aún a raíz de la publicación del citado decreto ley (Accede al texto del decreto). No vamos a entrar en el análisis de la ley, sino en las interpretaciones de esta desde el punto de vista del registro de la jornada de trabajo: ¿Es un control o un derecho?

La primera opinión que me resultó llamativa fue la de aquellos que tildaron la medida de una vuelta atrás en el tiempo, aceptar la vuelta a un sistema decimonónico de control que promueve el “presentismo” y va en contra de los nuevos modelos de productividad, flexibilidad y consecución de resultados.

En estos casos se llega a poner como ejemplo la política implantada por Richard Branson en Virgin, donde sus empleados pueden tomar todo el tiempo de vacaciones que deseen. Lo cierto es que deberíamos acercarnos al fondo de esta medida para ponerla como ejemplo, además de tener claro que una política abierta y honesta con los empleados, de confianza mutua y respeto para conseguir los resultados marcados, no tiene nada que ver con la posibilidad de registrar tu entrada y salida de la empresa.

“Suponiendo que solo lo harán cuando se sientan 100% cómodos de que ellos y su equipo estén al día en cada proyecto y que su ausencia no dañará de ninguna manera el negocio, o, en realidad, sus carreras.” Richard Branson. Declaraciones sobre la medida de vacaciones ilimitadas para el staff de Virgin Group.

Los nuevos modelos organizativos que se implantan en las grandes empresas, donde es normal poder trabajar desde casa o tener horarios flexibles, donde lo importante es el cumplimiento de objetivos y la conciliación, no están reñidos con la posibilidad de registrar el tiempo dedicado. Es más ¿No se basa en la confianza? Entonces que problema hay.

Por el otro lado tenemos posiciones positivas frente a la medida, que destacan como primer beneficio el control de las horas realizadas reales, frente a las pagadas. Según la Encuesta de Población Activa (EPA) en el cuarto trimestre de 2018 se realizaron 6,4 millones de horas extraordinarias en España, el 48% no se abonaron y por tanto no cotizaron.

“El Gobierno busca atajar situaciones de precariedad que se han denunciado a la Inspección de Trabajo, como trabajadores que están contratados a tiempo parcial pero lo hacen a completo o horas extra que ni se las pagan ni cotizan a la Seguridad Social.” Magdalena Valerio. Ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Los que estamos implicados en temas de recursos humanos no podemos mirar hacia otro lado, está claro que existe una realidad que tiende a modernizar las medidas de organización de las empresas, que sin duda traen mejoras sustanciales en la relación empleado / empresa. Pero por otro lado hay una gran parte de la población activa a la que no le llegan esas “medidas de confianza”, y que, estando contratada a tiempo parcial, realiza jornadas completas, o que simplemente no cotiza por el total de las horas trabajadas. Por cierto, esto último nos afecta a todos/as, es un fraude.

¿Cómo cambia la gestión de las personas?

Personalmente creo que no cambia mucho. Para aquellos empresarios y empleados que basan sus relaciones profesionales en la honestidad, no debe cambiar en ningún aspecto. Como trabajador por cuenta ajena y director de recursos humanos que fui (en mi otra vida), estuve fichando todos los días, aún siendo consciente de que no era necesario, ya que no tenía remuneradas las horas extras (según la normativa anterior).

No analizamos la ley, pero si podemos pensar en que todo no es blanco o negro. Que las empresas pueden poner las medidas necesarias para el registro horario de sus trabajadores sin necesidad de que estos vean en ello una medida coercitiva. De la misma forma que los trabajadores en condiciones más precarias pueden ver en esta medida una forma de defender su trabajo.

Ayudamos a construir una sociedad más justa, así que te pregunto…

¿Te atreves a fichar en tu trabajo?