Hola bienvenidos al tercer vídeo. Continuamos hablando de los procesos de selección. En el anterior vídeo lo hicimos desde el punto de vista de la empresa. Y nos quedó pendiente hablar de la mejora de los procesos de selección desde el punto de vista del candidato.

Definíamos los procesos de selección como momentos de estrés, de tensión, por las prisas en resolver el proceso y las urgencias por incorporar a alguien.

¿Podemos calificar los procesos de selección como momentos de estrés también en el caso de los candidatos?

 

Sin duda. En la mayoría de los procesos de selección, la única alternativa que tiene un candidato es la de aplicar ante un anuncio publicado y esperar que la empresa le responda.

En el mejor de los casos, el candidato inscrito recibe un correo electrónico enviado de forma automática, que le asegura al menos que su información ha sido recibida de forma correcta. A partir de este momento la incomunicación es absoluta y por tanto la impaciencia del candidato por tener noticias de su situación va en aumento.

Esta situación puede producir ansiedad, ya que tampoco tendrá posibilidades de ampliar la información inicial, a no ser que la empresa decida solicitarla.

¿De que manera podemos cambiar los procesos de selección desde la parte del candidato?

Podéis ver la respuesta en el vídeo… ¡Espero que sea útil!

Puedes ver todos los videos AQUÍ